Durante el primer semestre del año, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) recuperó ₡724 300 000 con las Megacortas, operativos que intervienen a clientes residenciales y comerciales del área servida en condición de morosidad.

En total se realizaron ocho Megacortas entre enero y junio, donde se abordó a 18 600 clientes con facturas pendientes de pago, de los cuales un 43% —casi 8000— vieron afectado su servicio por suspensiones.

Estos trabajos de recaudación, cortas y reconexiones fueron realizados por las sucursales Desamparados, Escazú y Heredia, abarcando cantones y comunidades de Belén, Desamparados, Santo Domingo de Heredia, Santa Ana, Barva, Aserrí, San Rafael de Alajuela y Escazú. En promedio, en cada operativo participan 20 cuadrillas y 50 trabajadores de la empresa.

“En todo momento la CNFL tiene sus canales de comunicación abiertos y disponibles, con el fin de dar a conocer a sus clientes los consumos facturas y las fechas máximas de pago. Este es el último paso para el abordaje de clientes morosos, acciones que implementamos para estimular una cultura de pago oportuna”, comentó Adan Marchena, subdirector de Comercialización de la CNFL.