Nuevos medidores inteligentes eficientizarán medición a 113.000 clientes de la Sucursal Escazú

La Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) está desarrollando las Redes Eléctricas Inteligentes (REI) con cinco diferentes enfoques: mejorar el desempeño financiero institucional, reducir el robo y las pérdidas no cuantificadas de energía, mejorar la fiabilidad del servicio, brindar un sistema eléctrico integral para el cliente y desarrollar nuevas oportunidades de negocio.

Uno de los proyectos dentro de las REI es la instalación de los medidores inteligentes o AMI, que le permitirán a la CNFL y al cliente tener datos en tiempo real, como los niveles de consumo, perfiles de carga, temperatura; consumos que en un futuro podrán consultarse por medio del APP de la Compañía.

A partir de la última semana de agosto, la CNFL inicia la instalación de 113.000 de estos medidores en Escazú, Alajuelita, Santa Ana, Colón, Mora y algunos sectores de Sabana, Hatillo y Pavas, pertenecientes a Sucursal Escazú, beneficiando a los usuarios del servicio eléctrico con una moderna tecnología, que además, notifica a la empresa cuando hubo interrupciones en el servicio, permitiendo iniciar las reparaciones en el menor tiempo.

Esta medición avanzada también realiza un lectura remota del consumo, propiciando una facturación más precisa; con esto el personal de la CNFL ya no tendrá que ingresar a las propiedades, excepto para realizar revisiones o mantenimientos. Tanto con las REI como con los AMI, la CNFL busca modernizar la cadena de valor del negocio eléctrico, a través de la integración de las tecnologías de información, operación y comunicaciones.

A los 113.000 nuevos medidores que se instalarán en las áreas gestionadas por la Sucursal Escazú, se le deben sumar los más de 26.000 que desde este año operan en zonas influenciadas por la Sucursal Heredia y los 44.000 existente y con los que se gestiona de forma operativa la red.