Con 17 años de servicio, Marieta Quesada se acogió a su jubilación

“Todo en la vida son etapas y cuando una puerta se cierra siempre hay otra que se abre”.  Con esta frase la funcionaria Marieta Quesada Campos, de la Dirección de Distribución, manifestó su sentimiento de esperanza tras acogerse a su jubilación, durante un sencillo pero emotivo agasajo, realizado el pasado 12 de setiembre, en el espacio conocido como “La capilla”, del Plantel Virilla.

Quesada laboró para la compañía por 17 años y siempre se destacó en labores de atención al cliente interno y externo, tanto vía telefónica como presencialmente.

Dada su condición de persona con una discapacidad visual, Marieta siempre se caracterizó por ser una mujer muy luchadora y emprendedora.  Previo a trabajar en Fuerza y Luz laboró para otras empresas privadas, así como emprendimientos propios, como una panadería liderada exclusivamente por mujeres no videntes. 

Ya en la CNFL, la mayoría de sus años de servicio los prestó en la Dirección de Distribución, en el área de recepción y atención al cliente interno y externo.

Durante el homenaje de despedida, en el cual se le obsequió un arreglo floral, Marieta agradeció a Dios por la bendición de haberle permitido servir en la empresa durante todos estos años, en los cuales pudo compartir y convivir con un gran número de compañeros y compañeras.  “ A todos los voy a extrañar demasiado”, agregó visiblemente emocionada.

Quesada reconoció que dar este paso no es fácil; sin embargo afirma llevarse muy buenos recuerdos y  anécdotas. Se refirió a su condición de persona sobreviviente de cáncer, y al respecto confesó que salir de la CNFL y despedirse de tantas personas que ella estima le ha dolido mucho más.

“La vida es así, la vida son etapas.  Cuando una puerta se cierra siempre hay otra que se abre.  Sé que vienen cosas mejores y en mis oraciones siempre estarán todos ustedes, desde la Gerencia hasta cada uno de ustedes” agregó Quesada.

Tras su jubilación, Marieta visualiza un futuro muy esperanzador.  “Quiero ponerme a nadar, hacer un poco de hidroterapia, compartir más tiempo con mi esposo y pasear cada vez que se presente la oportunidad” explicó.

Por su parte, Luis Andrés Jácome, Director de Distribución, dijo que “quienes conocen a Marieta saben que ella es una mujer muy fuerte, muy grande.  Hoy la despedimos con cariño y nostalgia pero ella siempre va a permanecer en nuestros corazones”.