Compañero Walter Hernández de Auditoria Interna se acogió a su Jubilación

Foto de Walter Hernández de la Auditoría Interna

Con una trayectoria de 36 años en la CNFL, este mes de febrero el compañero Walter Hernández Castellón, de la Auditoría Interna, se acogió a su merecida jubilación.

Esta trayectoria inició un 17 de noviembre de 1986 justo con una curiosa anécdota que el mismo Walter recuerda como si fuera ayer.

Don Walter había presentado su oferta laboral al ICE y a la CNFL al mismo tiempo. Lo que no esperaba fue que un mismo viernes lo llamaron de ambas empresas, en el ICE para una entrevista y en la CNFL ya para iniciar funciones. Dice que lo pensó todo ese fin de semana y al final se dijo: “voy a lo seguro”.

Así fue como decidió ponerse la camiseta naranja he inició sus labores en el Plantel Calle 21 como oficinista 2, en la entonces Dirección de Ingeniería, Departamento Planificación y Diseño, oficina Control de Pedidos. “Me recibió el finado José Antonio Fuentes Bolaños, un gran compañero y amigo”, recordó Hernández.

De allí pasó a Gestión Estratégica y después a la Auditoría Interna donde se consolidó como auditor.

Walter cuenta que cuando ingresó encontró una CNFL muy distinta a la actual, donde aún se pagaba con cheque. Sin embargo, eso no fue todo lo que encontró.

Fue en la CNFL donde don Walter también descubrió al amor de su vida, Gisela López a quien conoció haciendo arqueo en Cajas del Edificio Central. Con ella forjó una relación que ya tiene 27 años. A su lado procreó a sus dos hijas, María José y Natalia.

Su afición por el deporte lo llevó desde sus inicios a vincularse por varios años al equipo de voleibol, con quien compitió en varios juegos laborales. También participó en los torneos de fútbol, entre otras actividades.

Fue uno de los que vivió el nacimiento de la hoy llamada Semana del Trabajador y Trabajadora de la CNFL… Recuerda que la entonces “Semana del Empleado” empezó celebrándose por Plantel y cerraba el viernes con una gran fiesta para todo el personal. “fue una locura”, recuerda con nostalgia.

Ahora Walter planea disfrutar esta nueva etapa de su vida compartiendo tiempo en familia, iniciar proyectos personales y fortalecer su emprendimiento en la fotografía, la cual, más que un hobbie, la ve como una pasión.

Basado en su experiencia de 36 años en la empresa, Walter le dice a los jóvenes y no tan jóvenes que valoren mucho el trabajo que tienen. “Están en una gran empresa que ahora necesita de su compromiso”. Aconseja ahorrar ahora un complemento para la futura pensión y dar siempre lo mejor de sí, asegura Hernández.

También puede interesarte: