Unas 5000 personas han sido beneficiadas gracias al abordaje técnico – social realizado en sectores en condición de Vulnerabilidad Social

Foto de caserío beneficiado por proyectos de CNFL

Desde el año 2017 a la fecha, la CNFL ya ha beneficiado a aproximadamente 5000 personas que viven en comunidades en condiciones de vulnerabilidad social, gracias a las acciones realizadas bajo un abordaje integral, con el fin de que los hogares y negocios tengan conexiones formales a la red eléctrica, brindándoles toda la infraestructura electromecánica para que puedan gozar de un servicio de calidad y bajo condiciones de seguridad, disminuyendo la exposición a diferentes riesgos eléctricos propios de la informalidad.

Gracias a la implementación de la Medición Agrupada y el Blindaje de la Red, la empresa ha logrado formalizar un total de 1109 servicios eléctricos, con un promedio de 300 servicios eléctricos por año, beneficiando a familias que son usuarias informales de la electricidad, quienes reciben todo un acompañamiento técnico – social para que cuenten con la información necesaria para el acondicionamiento eléctrico y el mejoramiento de hábitos en cuanto al uso de la energía.

Este tipo de intervenciones inició como un proyecto piloto en la comunidad de André Chalé en Moravia, a través del contacto con líderes comunales y a la fecha ya la empresa ha abordado asentamientos en toda el área servida, en sectores como: La Carpio, Uruca, Los Pinos en Alajuelita, Los Cuadros, Purral, Los Guido, Desamparados, Pavas, Bajo Los anonos, León XIII, Tirrases Barrio Corazón de Jesus, Sabanilla, Moravia, Granadilla de Montes de Oca, entre otros sectores.

“Con estas acciones permitimos que nuestro esfuerzo tenga resultados positivos de crecimiento en la economía interna dentro del asentamiento ya que, además de mejorar la seguridad y la calidad del servicio en las viviendas, los habitantes han podido potenciar sus negocios, como pulperías, panaderías, salones de belleza, ventas de frutas, entre otros”, apuntó Diana Godínez Sandí de la Unidad Aseguramiento de Ingresos y Control Pérdidas de Energía.

A la fecha, estos proyectos de formalización han permitido recuperar ¢993 millones de colones por consumos no facturados, además de otros beneficios para la CNFL tales como la promoción social de la empresa en sus comunidades servidas, la disminución de puntos de riesgo eléctrico en la red de distribución, así como disminución de averías y riesgo a la integridad del personal que realiza trabajo de campo, entre otras ventajas.

También puede interesarte: